viernes, 15 de mayo de 2015

¿QUÉ SIGNIFICA LA PALABRA FAMILIA?


La palabra familia está formada por un número innumerable de vivencias personales que hacen entenderla de una forma u otra, al igual que valorarla. Y si cada individuo está formado por tres factores como son la personalidad, el ambiente que le rodea y las experiencias que viva, en estos tres ámbitos a su vez, se reflejará su familia. Ya que, ésta influirá sobre la formación de su personalidad, elegirá el ambiente que lo rodea y propiciará determinadas experiencias.


En base a esto, una cosa es la familia en dónde te criaste y creciste (tu origen) y otra (no tiene porqué pero puede ser…) muy distinta, la que tú creas. Siempre he escuchado que los hijos/as somos igual a nuestros padres/madres o todo lo contrario (porque también aprendemos lo que no nos gusta e intentamos no imitarlo).

Hace tiempo aprendí que tu familia es lo que tú formas cuando te casas (unes, juntas, etc.) y tienes a tus propios hijos/as. Y esta idea es la que yo llevé a la práctica cuando conocí a HTen, por aquel entonces boyfriend (y no los pantalones) Ten. Y decidimos casarnos sin seguir el ritmo ni las pautas de nadie, tan solo las nuestras.

He conocido muchos tipos de familia muy diferentes, y siempre tendré claro que el término FAMILIA es algo que tú formas como quieras y sobre todo con quién quieras  (solo tú eres dueña/o de las páginas que escribes en el libro de tu vida y los personajes principales los pones tú, eso está claro).

Hay familias más familiares (de las que hacen una fiesta o evento de todo solo con el fin de reunirse), familias más despegadas (que se ven en las ocasiones especiales, siendo estás tan especiales que pueden pasar años sin que se den), familias más grandes (en las cuales pierdes la cuenta de los “primos de quién”), familias más pequeñas (en las que te sientes presionado por todo aquel que te conoce para ampliarla). Pero todas FAMILIAS.

No podemos negar que no haya riñas, discusiones y malos entendidos, somos personas, y cada una piensa de manera diferente y libre según su personalidad). Pero nunca debe perderse lo bonito de estar en familia y saber que ella puede ofrecerte un valor incalculable, un valor que no puede hallarse en ningún otro lugar.


Otro aspecto importante es “el lugar” (y no hablo de la posición al nacer). Cada persona en la familia tiene un lugar (ya que forma parte de ella), irreemplazable e intransferible, cada uno/a el suyo. Y esto es algo que se lleva de forma inherente y que la familia tiene que considerar y por supuesto, respetar.

Por mi propia experiencia puedo decir que se puede estar más o menos unido, ser más o menos cariñosos/as, hablar o verse más o menos, y que la importancia no recae en eso, sino en la grandeza de saber que siempre será el sitio donde puedas volver (por mucho que el tiempo pase y/o que crezcamos). Pero lo que sí está bastante claro es, que a la familia nunca puedes ir con la sensación de intranquilidad por ser juzgado y mucho menos regañado, pero sí escuchado, querido y valorado. No puedes ir siendo exigente, ni que lo sean contigo. No puedes pensar que te van a poner las cosas difíciles, porque están para ponértelas fáciles. No puedes ir esperando algo, porque eso no tiene sentido.

Tu familia es la única que va a agradecerte todo cuanto hagas por ella, y tal vez nunca sea con palabras. Pero el día de mañana cuando veas a tus hijos fuertes y sanos, podrás echar la vista atrás y pensar todo cuanto hiciste para que eso saliera bien y entonces, solo entonces, te verás agradecido/a y recompensado/a.

Os dejo que una historia que me contaron y que resume muy bien lo que, en mi opinión, debe ser la familia:


HIJO: Mamá quiero contarte que rompí con mi novia. Y que me vengo de nuevo a vivir a casa. Después de todo lo que os dije y cómo os he tratado.

MADRE: ¿Y  ahora qué hago yo contigo? (abrazándolo y consolándolo)


HIJO: Yo sé que tú recogerás los trozos de mi corazón, y me ayudarás a pegarlos de nuevo como siempre.

Esto, sin ir más lejos, es lo que espero ofrecer a mi familia el día de mañana, porque para eso la formé.


¡Os deseo a todos/as un FELIZ DÍA DE LA FAMILIA!